Ercole Massimo y los herméticos

Ercole Massimo (la desaparición de da Vinci)

Fecha de nacimiento:1474

Ocupación: noble, hermético

Nacido en la que muchos historiadores consideran la familia más adinerada del renacimiento italiano, Ercole fue el resultado de un linaje cuyos orígenes se remontan, según dicen, a la unión divina entre Hércules y una ninfa. Cumpliendo lo que se esperaba de su apellido, derivado del gran político y soldado romano Maximus, la familia “produjo” dos papas e innumerables cardenales y embajadores. Los Massimo también fueron grandes patrones de las artes, y el primer libro impreso en Italia se imprimió en su palacio de Roma.

Ercole no fue una excepción en la tradición familiar: participó en la creación de una biblioteca en Roma y se alió con Agostino Chigi, el rico banquero romano, para llevar a cabo mecenazgos artísticos. Incluso consiguió convencer al papa Julio II, o Julius II, para que invitara al gran pintor Perugino a pintar sus aposentos en el Vaticano.

A la edad de 30 años, Ercole se introdujo en las enseñanzas de Hermes Trimegisto, cuyos escritos habían sido recientemente traducidos por el erudito florentino Marsilio Ficino. Además de todo lo que se dice sobre el fanatismo y la práctica de la magia y esas cosas en plan secta, los herméticos creían en el poder divino del hombre y afirmaban que el hombre podía contener todo el universo en sí mismo, y viceversa, colocando a los dioses romanos y a los cristiano/judeo/musulmanes al mismo nivel que el hombre (habrás notado lo políticamente correcto que estoy siendo…es por miedo, no por convicción, así que no te hagas ilusiones). Ercole se unió a una sociedad hermética en Roma y parece que dedicó bastante tiempo a sus actividades.

El libro de visitas de a biblioteca del palacio de Massimo incluye a Leonardo da Vinci como visitante asiduo. Una de las entradas le describe como “Leonardo, amigo de su Excelencia, Ercole”. Quizás Leonardo compartió su investigación sobre el templo pitagórico.

Me gustaría contarte más, pero las sociedades secretas no suelen dejar muchos registros ni libros para los historiadores.

 

Herméticos

El Hermetismo durante el  Renacimiento fue una corriente secreta que ocultaba sus creencias y prácticas a la Iglesia.

Sus textos tienen origen en Grecia, en el siglo II, y tratan de la alquimia, la relación entre el hombre, los dioses y la Tierra, etc. En 1460, los textos llegaron al mundo occidental a través de Pistoia. El florentino Marsilio Ficino realizó una traducción al latín que se extendió por toda Italia.

Este renacer de las ideas herméticas se centró en la creencia de una falta de jerarquía en el mundo: el hombre contenía en sí mismo el universo, igual que Dios, lo que implicaba que cada parte del universo era también una representación del todo. El hombre, por  tanto, podía considerarse el centro del universo.

El hermetismo tuvo que ocultarse puesto que, si el hombre contenía a Dios, ¿entonces qué papel le quedaba a la iglesia?

Las cosas no estaban precisamente como para ser benevolentes con estas historias.

Fuente: Base se datos-ACB

Comments
One Response to “Ercole Massimo y los herméticos”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: