Los Asesinos.-El club des Haschischin.-La suite de hotel del Doctor Moreau.-El final de los asesinos.-El credo de los Asesinos.-Secretos Gnósticos de los Asesinos.-

Intro

Parte 3: Sociedades políticas y criminales.

Las teorías conspiratorias sospechan que las sociedades mantienen secretos porque se traen algo entre manos. Si bien parte de las acusaciones son injustas, existen muchos ejemplos en la historia de las sociedades secretas en las que sus miembros recurren a complots y confabulaciones, ya sea para divulgar una ideología o bien para enriquecerse mediante conspiraciones criminales. El concepto «teoría conspiratoria» suele ser peyorativo y se utiliza para aludir a chiflados o mentirosos. Este libro* no es una excepción, ya que también lo aplica a individuos que exponen teorías insostenibles basadas en pruebas insuficientes o inexistentes. Pero es importante reconocer que en ocasiones las conspiraciones sí tienen lugar realmente, y que en numerosos episodios de la historia las sociedades secretas han sido el eje de tales maquinaciones. Pero incluso aquí, la verdad y la ficción tienden a mezclarse indefectiblemente, como demuestran las historias de los asesinos, los illuminati, las élites del Nuevo Orden Mundial y la Mafia. Una y otra vez, las teorías conspiratorias relacionadas con las sociedades secretas tienden a demonizar a los grupos minoritarios y a quitar protagonismo a los verdaderos impulsores de la historia.

Los Asesinos

El término «asesinos», aplicable a criminales traicioneros o, más específicamente, a quienes matan con específicos fines ideológicos, políticos o financieros, deriva del nombre de una sociedad secreta islámica medieval, los hashashin o «asesinos», por aquel entonces temidos por toda la sociedad occidental e islámica. Los asesinos, según algunas teorías conspiratorias, son considerados en la actualidad el origen de todas las sociedades secretas.

Según su leyenda popular, se trataba de una temible secta de criminales fanáticos motivados únicamente por la lealtad a su malvado señor feudal, el Viejo Hombre de las Montañas, quien vivía en la inexpugnable fortaleza de Alamut, el Nido del Águila. Poseedor de poder oculto y sabiduría secreta, utilizaba drogas y astutas artimañas para lavar el cerebro de sus seguidores y convertirlos en esclavos obedientes, y demostraba su supremacía ordenando a los guardias que saltaran desde sus torres de vigilancia, lo cual éstos hacían sin dudar. Los acólitos de la secta eran enviados a infiltrarse en comunidades y cortes hasta que fuesen activados mediante técnicas de control mental, y a partir de ese momento atacaban, sin importarles su sobrevivían o no.(…)

Fortaleza de Masyaf en Siria. Los bizantinos fueron los primeros en construir allí, pero los ismailistas, bajo las órdenes de Sinan, edificaron las más significativas y verdaderas fortificaciones del siglo XII, incluida la sala del trono, desde la cual, según la leyenda , el Viejo de las Montañas impartía órdenes.

Con un ejército de asesinos obedientes a su disposición, este personaje causó terror en todo Oriente Medio. Incluso el poderoso Saladino, que envió a sus ejércitos a la fortaleza de la montaña,se atemorizó al encontrar la daga de un asesino sobre su almohada. Los asesinos atacaban a voluntad y podían matar tanto a un príncipe cruzado como a un sultán musulmán; pero fueron destruidos por las hordas mongoles invasoras a mediados del siglo XIII. Hasta entonces, sin embargo, supuestamente habían iniciado a los caballeros templarios en sus secretos ocultos, y los templarios transmitieron su legado a Europa.

Allí, los asesinos florecieron bajo nuevas formas-francmasones e illuminati- que aún practican avanzadas técnicas de control mental para apoyar su objetivo último, que es el Nuevo Orden Mundial.

Esta historia se ha infiltrado hasta el último rincón de la cultura popular, y aparece en libros, películas, literatura y juegos, como El conde de Montecristo, El mensajero del miedo (The Manchurian Candidate) y Assassin’s Creed, hasta el punto de haberse convertido en el pilar principal de las modernas teorías conspiratorias. Los eruditos la consideran un  mito nacido de las enemistades intraislámicas, la ignorancia occidental y las fantasías orientalistas; pero, ¿podría existir algo de verdad en la leyenda de los asesinos?

El club des Haschischin

la leyenda de los asesinos se manifestó de forma extraña en el París del siglo XIX, cuando un club de corta existencia formado por bohemios, poetas, artistas e intelectuales comenzó a reunirse regularmente bajo el auspicio de un misterioso líder que les conseguía drogas. Muchos de los elementos de la leyenda de los asesinos encontraron un inigualable eco en este experimento contracultural, desde el jardín de las delicias a la mística ceremonia de iniciación.

Sin embargo, fue el Club des Haschischin el que mejor transmitió las actitudes occidentales a Oriente, mucho más que cualquier sociedad secreta genuina. El orientalismo, considerado una visión fantástica y romántica pero también caricaturesca de la cultura y la historia oriental,era puro furor, y la historia de los asesinos encajaba a la perfección.

La suite de hotel del Doctor Moreau

Jacques-Joseph Moreay de Tours lideró una serie de nuevos enfoques de la enfermedad mental y el estudio de las drogas psicoactivas; prescribió el alucinógeno datura como tratamiento psiquiátrico, y experimentó él mismo con el hachís.

En 1836 el médico y psiquiatra francés Jacques-Joseph Moreau de Tours(1804-1884) visitó Egipto durante 3 años, donde investigó el uso y los efectos del hachís,o mejor dicho, del dawamesc, la forma en la que era consumido en aquella región. Moreau entrevistó a consumidores de haschís (hashishin), visitó sus guaridas e incluso probó aquella amarga pasta verdosa con el fin de comprender sus efectos sobre la mente y el cuerpo.

(…)

El escritor Théophile Gautier (1811-1872) relató su visita al Club en 1846,y describió a un misterioso Doctor X, quien vestía atuendos turcos y ofrecía pasta verde sobre una bandeja, no sin advertir: «Esto será descontado de su parte de Paraíso». En otras ocasiones, este doctor-presumiblemente Moreau- era llamado el Jeque de los Asesinos. Una vez consumida la droga, los presentes experimentaban un viaje salvaje.

A pesar de que el Club había adquirido dimensiones legendarias en los cículos artísticos y contraculturales, muchos de los detalles sobre el mismo son imprecisos. Probablemente se reunían una vez al mes, aunque el Hotel Pimodan fue su sede sólo durante un período breve. Entre los miembros del club, al parecer, se encontraban los nombres más celebrados de la época, tales como Gautier, Gerard de Nerval, Alejandro Dumas, Honoré de Balzac y Charles Baudelaire.

De hecho, Alejandro Dumas(1802-1870) hizo su propia contribución a la evolución de la leyenda hashashin. En su libro El conde de Montecristo, el héroe encuentra al susodicho conde como si se tratase del Viejo de la Montañas, quien le ofrece una misteriosa pasta para comer. Entonces experimenta un fastuoso festín al estilo oriental, es seducido por hermosas houris y al despertar descubre que, al parecer, todo había sido un sueño inducido por la droga. En el curso de la novela, el conde ejecuta una astuta conspiración, como un asesino de nuestros días.

El final de los asesinos

Se cree que los asesinos desaparecieron tras la invasión que llevaron a cabo los mongoles a mediados del siglo XIII, cuando una inmensa multitud de mongoles dirigidos por Hulagu Khan, nieto de Genghis, arrasó Persia. En 1256 llegó a las puertas de Alamut con un ejército multitudinario. Según algunas fuentes, los nizari les hicieron  frente hasta que se quedaron sin alimentos, mientras otras aseguran que se rindieron dócilmente. Alamut fue arrasado. Los mongoles finalmente fueron detenidos por los mamelucos, pero este hecho no ayudó al resto de los sirios nizari, cuya última fortaleza cayó durante el ataque del sultán mameluco Baibars I en 1265.

Los ismailistas nizari continuaron existiendo, y en la actualidad puede encontrárseles desde África oriental hasta India. Son más conocidos como Q sim-Shâhîs, o Khojas,y consideran a Aga Khan como su imán. Pero según las teorías conspiratorias, la herencia asesina de Aga Khan es algo más que una simple curiosidad histórica, puesto que se le considera uno de los miembros de la línea de descendencia que rige para los Illuminati.

En el convulsionado y paranoico mundo de las modernas teorías conspiratorias, se cree que los asesinos han desempeñado un papel fundamental en la «teoría del complot de la historia», tal como explica David Livingston, autor del libro publicado en 2007 bajo el título de El terrorismo y los illuminati: una historia de tres mil años:

La conspiración (de los illumininati) tomó forma bajo la influencia de Herodes el Grande, quién comenzó una serie de relaciones dináticas que ayudaron, en primer lugar, a imponer una versión corrupta del cristianismo en el Imperio Romano, el catolicismo, contra el que lucharía desde entonces por la supremacía en la civilización  occidental. Durante las cruzadas, estas familias se asociaron con sus homólogas en Oriente, miembros de los heréticos ismailistas musulmanes de Egipto, conocidos como Asesinos. La base de esta relación se transformó en lo que se conoce como Rito Escocés de la francmasonería. Cuando Napoleón conquistó Egipto, estos francmasones volvieron a conectarse con sus hermanos egipcios, desatando una relación que determinó el renacer del ocultismo a finales del siglo XIX y produjo el movimiento salafi de reforma del Islam, promovido desde entonces por Arabia Saudí y los nazis de Europa. Juntos colaboraron para fundar la Hermandad Musulmana, un colectivo de impostores islámicos, dirigidos por la CIA, cuya finalidad era fomentar un choque de civilizaciones e implementar un Nuevo Orden Mundial.

Parecería imposible reunir en un mismo escenario a judíos, católicos, asesinos,  francmasones,Napoleón, fundamentalistas islámicos, nazis y la CIA, pero la comunidad de las teorías conspiratorias es muy seria al respecto. Así como fueron difamados en la Edad Media, los ismailistas nizari siguen siendo calumniados en la actualidad.

El credo de los Asesinos

La Fundación de la Herencia Ismailista señala que los nizari medievales eran reconocidos por sus bibliotecas y sus sabiduría; de hecho, eruditos de todo Oriente Medio les visitaban para aprender. Pero las bibliotecas fueron quemadas cuando cayeron sus fortalezas.

También se les reconocía por sus aptitudes arquitectónicas, y sus castillos eran famosos por sus fortificaciones inexpugnables y su ingeniosa ingeniería hidrológica, que constaban de inmensos depósitos que recogían y conservaban el agua de lluvia en las áridas regiones que habitaban, agua que posteriormente empleaban para crear hermosos jardines.

Para las teorías conspiratorias, sin embargo, todo esto forma parte de la leyenda de los asesinos. Sus famosos jardines y fortalezas inexpugnables, alegan, simplemente prueban varios elementos de la leyenda del Viejo Hombre de las Montañas y sus perversos trucos. La mención de las bibliotecas y los eruditos indica que custodiaban la sabiduría antigua y los secretos esotéricos. Su actitud en la arquitectura sugiere vínculos tanto con los francmasones como, más directamente, con los templarios y otras órdenes caballerescas, de quienes se aseguraba que habían aprendido las artes de la fortificación, que aplicaron maravillosamente en lugares como el Crac de los Caballeros, en Siria.

Hoy en día el castillo del Crac de los Caballeros se encuentra dentro del patrimonio Humanidad declarada por la UNESCO, siendo un sitio protegido y visitado por miles de turistas al año.

Secretos Gnósticos de los Asesinos

Un vínculo más poderoso entre los asesinos y otras sociedades secretas es la posibilidad de que estas creencias encajen con la tradición gnóstica y la idea esotérica que vincula a los antiguos cultos de misterio con los cátaros y los rosicrucianos. Según algunas fuentes, Hasan-i-Sabah predicaba sobre la reencarnación o transmigración del alma, lo que le coloca en la misma tradición esotérica que Pitágoras. Su credo- «Nada es verdad; Todo está permitido»- recuerda al de los cristianos gnósticos y los alumbrados, quienes creían que debido a su esencia divina era incorruptible eran incapaces de pecar, o que el pecado no importaba. También se adelanta al dictado de Aleister Crowley:«Hacer tu voluntad será toda la ley».

Los ismailistas eran conocidos como batiniyya por sus enemigos porque creían en batin, o principio de la verdad esotérica; en otras palabras, que las sagradas escrituras encerraban mensajes ocultos. Estos secretos reciben el nombre de haqa’iq y parecen derivar de Pitágoras, Platón y los gnósticos, así como lo hicieron la alquimia y el hermetismo. Supuestamente, Hasan enseñaba que la extraordinaria razón humana no podía revelar los haqa’iq por sí sola, sino que debía confiar en la autoridad de Dios y su imán, y por consiguiente era necesario obedecer de forma absoluta a este último.

Ilustración de Pitágoras del artista masónico J.Augustus Knapp. Como padrino de la geometría sagrada, Pitágoras disfruta de una condición especial entre los masones y otras hermandades místicas.

Los ismailistas creían en una jerarquía de iniciación de siete etapas, que los nizari aumentaron a nueve, dispuestas en tres órdenes y de forma notablemente similar a la utilizada por la Orden de la Rosacruz de Oro, y después de ellos por la Societas Rosicruciana in Anglia (Soc Ros o SRIA) y la Orden Hermética del Amanecer Dorado. Casi con toda certeza, no se trata de una coincidencia. Las teorías conspiratorias consideran que el vínculo es directo, y que los asesinnos iniciaron todas las sociedades secretas subsiguientes a través de su influencia sobre los caballeros templarios.

Según el renombrado jurista e historiador musulmán Syed Ameer Ali:

De los ismailistas(nizari)los cruzados tomaron la concepción que condujo a la formación de todas las sociedades secretas, religiosas y seculares de Europa. Las instituciones de los templarios y los hospitalarios,  la Sociedad de Jesús, fundada por Ignacio de Loyola y compuesta por un grupo de hombres cuya devoción a su causa apenas puede ser superada en nuestra época; los feroces dominicos, los más tranquilos franciscanos: todos encuentran su origen en El Cairo o Alamut. Los caballeros templarios especialmente, con su sistema de grandes maestros, grandes priores y devotos religiosos,además de sus grados de iniciación, son los que más se asemejan a los ismailistas (nizari) orientales.

En la práctica, es más probable que los eruditos que crearon las primeras órdenes masónicas del siglo XVIII hubieran leído su historia y reportaje orientalista, y recibieran inspiración a través de terceros.

Fuente: La biblia de las sociedades secretas, Joel Levy

Comments
2 Responses to “Los Asesinos.-El club des Haschischin.-La suite de hotel del Doctor Moreau.-El final de los asesinos.-El credo de los Asesinos.-Secretos Gnósticos de los Asesinos.-”
  1. Es muy interesante las conexiones con el conde de montecristo y la pertenencia de Victor Hugo a una orden ocultista…

    • Mia Godessa dice:

      Te refieres a…

      En El Enigma Sagrado, Baigent, Leigh y Lincoln presentan los mitos como hechos comprobados para apoyar su hipótesis:4

      La existencia de una sociedad secreta conocida como el Priorato de Sion, con una larga historia que comienza en 1099, y teniendo como Grandes Maestres a ilustres personajes como Leonardo da Vinci, Victor Hugo y Jean Cocteau;

      Esta sociedad secreta creó a los Caballeros Templarios como su brazo militar y rama financiera.

      La misma está dedicada a la instauración de la dinastía merovingia, que gobernó a los francos de 457 a 751, en los tronos de Francia y del resto de Europa.

      http://es.wikipedia.org/wiki/El_enigma_sagrado

      pero…

      y si se trata de un engaño?

      http://es.wikipedia.org/wiki/Priorato_de_Sion
      😉

      voy a pensar, como dice RAW, que “hay, como mínimo, en cualquier momento dado, unas 24 conspiraciones en marcha” (orquestadas por otras tantas sociedades secretas?). Y si la finalidad de ellas es conocida, o importante, o relevante (para los demás)…o incluso ausente (se me ocurre que a alguien podría ponerse a conspirar sin tener un objetivo concreto) pues…eso queda a gusto del lector.

      He traído todo el tema aquí para engrosar nuestro imaginario colectivo

      🙂

      y porque no puedo evitarlo: si hace referencia-directa, indirecta, parcial o imaginada- a mi saga favorita, yo le busco un hueco por aquí.

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: