Historia de la Orden de los Asesinos

Historia de la Orden

La historia de la hermandad de los Asesinos es la historia de la rebelión contra la tiranía y la defensa de la libertad. Los Asesinos existen tal vez desde el despertar de los hombres, siempre en guerra clandestina contra sus viejos enemigos, los templarios. Su tendencia a la adaptación y al secreto ha permitido a la Hermandad sobrevivir  a lo largo de los siglos. Aunque sus métodos y tácticas han evolucionado con el tiempo, los Asesinos siguen siendo fervientes paladines del libre albedrío.

Los primeros Asesinos

Las raíces de la Hermandad se hunden en el remoto pasado, y van desde el Mediterráneo hasta China. En el año 465 a.C, el Asesino persa Darío mató al rey aqueménida Jerjes I.

Jerjes fue la primera víctima atestiguada del arma más emblemática de la Hermandad: la hoja oculta, convertida en su firma. Un siglo y medio más tarde, la Hermandad se cobró la vida de otro rey cuando Iltani, una agente babilonia, envenenó a Alejandro Magno.

En el año 210 a.C., Qin Shi Huang, el primer emperador de la dinastía Qin, pereció por la lanza del Asesino chino Wei Yu.

Los registros de la Orden durante la Antigüedad son escasos. Uno de los acontecimientos históricos mejor documentados de este período y atribuidos a la Hermandad es el asesinato de Julio César. Marco Junio Bruto, conspirador y Asesino, dejó constancia escrita de las acciones que le llevaron hasta el magnicidio. El registro, conocido como los Pergaminos de Rómulo, ofrece valiosa información sobre las motivaciones y la organización de la hermandad de Asesinos en la antigua Roma.

Según los pergaminos, las tendencias imperialistas del César y su desdén por el Senado le convirtieron en enemigo de la Hermandad. En el año 44 a.C., Bruto y otros treinta y nueve hombres rodearon y mataron a César en una sala de la Curia para preservar la libertad de Roma. Otro miembro de la Hermandad romana, el Asesino Leonio, mató al emperador Calígula en el año 41 d.C.

Auge y caída de Masyaf

Fue en la Edad Media cuando los Asesinos salieron a la luz como una facción organizada. En tiempos de la Tercera Cruzada, la Hermandad, bajo el liderazgo del gran maestro Al Mualim, había alcanzado importancia y notoriedad en todo Oriente Próximo. Su principal base de operaciones se encontraba en la fortaleza de Masyaf. Esta ciudadela se convirtió en la piedra angular de la red de los Asesinos; en ella fueron entrenados e instruidos en los preceptos de la Orden.

A finales del siglo XII, los Asesinos tenían a su disposición una intricada red de informantes en varias ciudades del Levante mediterráneo, incluidas Jerusalén, Acre y Damasco. No obstante, fue en 1191, durante el asedio de Masyaf, cuando los Asesinos demostraron su destreza militar rechazando a las fuerzas del gran maestre templario Roberto de Sable.

Pese a sus considerables recursos, la Hermandad no entró en política de forma activa, y tan solo dirigió sus asesinatos contra objetivos a los que consideraba una amenaza para la libertad. Con el fin de preservar la paz, realizaban sus operaciones al margen de alianzas y religiones, y mataban a sarracenos y cristianos por igual.

Sin embargo, la época de esplendor de Masyaf fue efímera. Poco después de la victoria de la Hermandad sobre las fuerzas de Roberto de Sable, se descubrió que Al Mualim era un agente templario que manipulaba a los Asesinos de la ciudadela en su propio beneficio. Su traición supuso un gran golpe a la Hermandad: los Asesinos supervivientes, tras haber eliminado a su anterior líder, eran ahora una minoría, sin caudillo y con escasos recursos.

Al final, el liderato pasó a un discípulo de Al Mualim, Altaïr Ibn-La’Ahad, que llevó a la Hermandad a un período de autorreflexión y reformas.

Las reformas de Altaïr y la amenaza mongola.

Tras la muerte de Al Mualim, los Asesinos expandieron temporalmente su influencia hasta la isla de Chipre, donde acabaron con la autoridad del nuevo gran maestre templario Armand Bouchart y obligaron a sus tropas a retirarse.

A finales del siglo XII, los templarios se refugiaron en la clandestinidad, y la Hermandad hizo lo mismo. Obligados a adaptarse por necesidad, los Asesinos abandonaron sus fortalezas.Rituales establecidos por AL Mualim, como prohibir el uso del veneno y cortarse el dedo anular, quedaron obsoletos.

Hacia el final de la vida de Altaïr, la Hermandad se movilizó contra el señor mongol de la guerra, Gengis Kan. En 1227, Qulan Gal, Asesino de Mongolia, le descabalgó de un flechazo, y Gengis Kan murió a causa de las heridas. Este magnicidio provocó represalias aún más duras de los mongoles. En 1256, Hülegü Kan, nieto de Gengis Kan, marchó contra la Hermandad y destruyó la mayoría de sus fortalezas en Oriente Próximo.

El Renacimiento italiano

En el siglo XV, el centro de actividad de los Asesinos se había desplazado de Oriente a Italia.

El Renacimiento daba sus primeros pasos en Florencia y esta época de convulsiones sirvió de escenario para nuevos conflictos entre templarios y Asesinos. Los primeros, bajo el mando de Rodrigo Borgia, trataban de controlar las ciudades estado italianas. Los Asesinos lucharon contra Borgia desde su fortaleza de Monteriggioni  hasta el año 1500, cuando el hijo de Rodrigo, César Borgia, arrasó la ciudadela y obligó a los Asesinos a reorganizarse en Roma.

La Hermandad había sufrido una grave derrota, pero no se rindió. Igual que en Masyaf, los Asesinos de Roma se amoldaron a las circunstancias y adoptaron nuevas tácticas. Establecieron un refugio en la Isla Tiberina y emprendieron una campaña de recuperación.

En Roma, los métodos de los Asesinos evolucionaron y, para granjearse el apoyo del pueblo, liberaron la urbe distrito a distrito. Así, los Asesinos sacaron fuerzas de la propia ciudad: apoyaban a los comerciantes, financiaban reformas y reclutaban nuevos miembros para la Orden en las calles de Roma.

Con la muerte de César Borgia en 1507, los Asesinos consiguieron acabar con la influencia templaria en Roma y al mismo tiempo renovar sus propias filas. El paso al siglo XVI marcó el renacer de la Hermandad, que creció en recursos humanos y materiales y modificó sus tácticas.

El siglo XX y los años posteriores

Tras la liberación de Roma, los Asesinos abrazaron la idea del cambio a través de la reforma de la sociedad. A finales del siglo XX la Orden puso más énfasis en los movimientos sociales y políticos que en la fuerza bruta. No obstante, la transición fue sutil. En Rusia, la Hermandad se asoció a un movimiento conocido como Narodnaya Volya, o “La voluntad del pueblo”. Esta organización surgió a finales del siglo XIX con la intención de derrocar la autocracia zarista. A sus miembros se les consideró terroristas por los actos de violencia cometidos contra la familia real. Los Asesinos de Narodnaya Volya mataron al Zar Alejandro II en 1881 y atentaron contra su sucesor, Alejandro III, en 1888.

La Hermandad también estuvo muy implicada en la agitación social de Europa durante el siglo XX. Participó en la Revolución Bolchevique de 1917 y en la eliminación de Adolf Hitler al final de la Segunda Guerra Mundial.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los Asesinos comenzaron una transición gradual hacia una nueva forma de cambiar la sociedad, basada en inspirar a través del ejemplo. Conforme el escenario político mundial pasó del imperialismo a la globalización, la Hermandad se adaptó una vez más. La guerra entre los Asesinos y los templarios, que había sido antes un conflicto abierto, se libraba ahora en las urnas y en los periódicos. No obstante, la adhesión de la organización al cambio social pacífico no la salvó de la represalia templaria. En noviembre del año 2000, un agente durmiente templario llamado Daniel Cross se infiltró en el centro operativo de la Hermandad en Dubái y mató al Mentor, el miembro de mayor rango de la organización. Cross también reveló a los templarios las ubicaciones de los campos de entrenamiento de los Asesinos en todo el mundo.

El mes de noviembre de 2000 marcó, por tanto, el comienzo del fin de la orden de los Asesinos. Durante los siguientes doce años, los templarios dieron caza a los Asesinos uno a uno. El futuro de la Hermandad es incierto; sus filas, recursos y opciones cada vez son más limitados. No obstante, siguen decididos a luchar contra los templarios hasta su último aliento.

Fuente: Enciclopedia Assassin’s Creed

Comments
44 Responses to “Historia de la Orden de los Asesinos”
  1. ?????? dice:

    100% assassin

  2. no importa dice:

    Jajjaja son muy tontos para crer en una orden basada en un videojuego

  3. Assassin' dice:

    CUENTA CON MIGO

  4. madaghri dice:

    Estoy reviviendo la hermandad quien quiera unirse q me escriba a este número 634980974 se le hará 3 preguntas por seguridad esto.es serio llego el.momento pero si nunca hagáis cosas q comprometa a los demás ni a uno mismo.siempre debemos ayudarnos los unos a los otros y.corazón puro y humilde es hora de la paz pero no.comprometida la libertad es amor es felicidad en el.que nos ayudamos los unos a los otros sin comprometer a nadie ni dañar nada es verdad y todo esta permitido un saludo amigos

    • Mia Godessa dice:

      Estoy reviviendo la hermandad quien quiera unirse q me escriba a este número 634980974 se le hará 3 preguntas por seguridad esto.es serio llego el.momento pero si nunca hagáis cosas q comprometa a los demás ni a uno mismo.siempre debemos ayudarnos los unos a los otros y.corazón puro y humilde es hora de la paz pero no.comprometida la libertad es amor es felicidad en el.que nos ayudamos los unos a los otros sin comprometer a nadie ni dañar nada es verdad y todo esta permitido un saludo amigos

      hmmm…

      una pista?

      Sin embargo, la época de esplendor de Masyaf fue efímera. Poco después de la victoria de la Hermandad sobre las fuerzas de Roberto de Sable, se descubrió que Al Mualim era un agente templario que manipulaba a los Asesinos de la ciudadela en su propio beneficio. Su traición supuso un gran golpe a la Hermandad: los Asesinos supervivientes, tras haber eliminado a su anterior líder, eran ahora una minoría, sin caudillo y con escasos recursos.

      Al final, el liderato pasó a un discípulo de Al Mualim, Altaïr Ibn-La’Ahad, que llevó a la Hermandad a un período de autorreflexión y reformas.

      🙂

      En cuanto a lo de esto es serio, yo opino que:

      No os toméis la vida demasiado en serio; de todos modos no saldréis vivos de ésta.
      (Bernard Le Bouvier de Fontenelle)
      😉

      Why so Sirius?

    • Anónimo dice:

      Quiero formar parte de esto es hora de onrar lo que se nos a quitado de las manos

    • Anónimo dice:

      Cuenta con migo

    • Anónimo dice:

      Yo me quiero unir a su orden

      • Mia Godessa dice:

        Tal vez no exista…

        Tal vez tengas que crearla tú.
        😉

        assassin´s creed order

      • Gabriel ruiz dice:

        Quiero unirme enseñeme y prometo honrar y protejer al q necesita quiero q seamos la esperanza q traigamos luz a donde ay oscuridad quiero q seamos eso soy un chico d corazón guerrero y bien sincero y tengo fe en el alma siempre q podemos ser algo más siempre quise serlo y siempre m pregunte si existían miró al cielo y creó y los veo y ellos fueron los q m dieron de en mi en q algún día volverán

      • Mia Godessa dice:

        no tengo ni idea de si existe algo parecido a la hermandad.

        (tal vez sea tan secreta que ni los que están dentro lo sepan.)

    • alvaro dice:

      Amigi mira yo quiero unirme pero mi telefono medeja descargar wshapp
      mira pe podrias dar tu fecebook porfa
      Yo tamvien quiero unirme a la hermandad

      Porfa

    • Angel Meller dice:

      cuanta comigo pero no se de que pais eres tengo 15 soy de chile pasn muchas cosas en mi pais quiero a hacer al

    • Anónimo dice:

      Quiero unirme tengo 16 soy de México

  5. Señor x dice:

    Kiero formar parte d la ermanandad

  6. Asesino dice:

    Nada es Verdad. Todo está permitido

    “Aunque otros hombres sigan ciegamente la verdad…recuerda: Nada es Verdad.”

    “Aunque otros hombres se dejen coartar por la ley o la moral…recuerda: Todo está Permitido.”

    “Actuamos entre las Sombras para servir a la Luz. Somos Asesinos.” seguimos en busca de miembros,

  7. desconocido dice:

    Aun hay assesinos yo lo se soy uno estan por todo el mundo unanse a los assesinos

  8. Geovany da firenze dice:

    alguien sabe si hay una orden de assesinos aun viva o que haga lo mismo en las sombras para defender a la luz ? una hermandad de assesinos activa ??

  9. Anónimo dice:

    me ha gustado bastante es muyyyy entretemida

  10. me gustó esta historia y me inspiró tanto, que cuando haya tiranía y los inocentes no tengan esperanza los asesinos reaparecerán.

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: