Historia de Abstergo

Historia de Abstergo

En 1910, la cúpula de la Orden del Temple se reunió para diseñar lo que llegaría a ser conocido simplemente como el Plan, una estrategia que garantizaría que su visión del capitalismo no sólo se hiciera realidad, sino que se convirtiera literalmente en la base de la sociedad moderna. Entre ellos se encontraban Henry Ford y Ranny Olds, que aportaron al mundo la línea de montaje, un sistema que los templarios han utilizado para controlar a capitalistas y a trabajadores por igual. La visión templaria del capitalismo puesta en marcha por el Plan trajo consigo la creación e la Reserva Federal en 1913.

Ford y Olds también estaban entre los que fundaron Industrias Abstergo en 1937 para que sirviera como fachada  de la Orden del Temple. La corporación sería un medio para que la Orden acumulara riqueza y para continuar promoviendo el progreso científico. Y lo que es más importante, los líderes templarios fundaron Abstergo como una herramienta que les aseguraría que el Plan, tal como fue diseñado por los fundadores de la corporación, se llevaría a cabo íntegramente. Mientras que los templarios actuaran con discreción, sin revelar sus identidades ni propósitos, podrían usar los vastos recursos que la corporación ponía a su disposición para hacer realidad sus ambiciones. Por medio de Industrias Abstergo, ayudarían a la humanidad a forzar el desarrollo científico al máximo, y se convertirían en un actor destacado en la economía mundial.

Industrias Abstergo mantuvo un perfil bajo durante décadas, y solo empezó a desempeñar un papel más activo hacia finales del siglo XX. En ese periodo, la compañía se fue convirtiendo gradualmente en un conglomerado multinacional, con oficinas, laboratorios y otras instalaciones por todo el globo. Igualmente, adquirió acciones de muchas otras compañías importantes y fue estableciendo lentamente su dominio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los templarios se aprovecharon  del miedo y los conflictos originados por Hitler y Stalin para asegurarse que la ciencia, la tecnología y la sociedad occidental continuaran con el desarrollo que habían planeado. Aunque Abstergo y las demás compañías bajo control templario aparentaron hacer concesiones a los trabajadores y los sindicatos, en realidad lo que hacían era cerciorarse de que la humanidad siguiera siendo prisionera de su visión del capitalismo. Abstergo también se vio involucrada en las muertes de Harry Dexter White en 1948 y Alan Turing en 1954; supuestamente, ambos eran templarios que habían traicionado a la Orden. Del mismo modo, existen pruebas que sugieren que Abstergo estuvo detrás de la liberación de Irán y Guatemala a principios de los años 50.

Al parecer, Industrias Abstergo desempeñó cierto papel en el asesinato del presidente Kennedy en 1963 porque estaba abierto a la idea de una misión conjunta con los rusos para llegar a la Luna. Los templarios, convencidos de que había un Fruto del Edén (un artefacto de la Primera Civilización) en la Luna, consideraron el proyecto como una amenaza y actuaron en consecuencia. Abstergo apoyó el programa espacial norteamericano desde su gestación y, con toda probabilidad, financió la mayoría de las misiones. Los templarios deseaban mantener el control sobre el programa, que culminó en 1969 con la misión del Apolo XI (el primer alunizaje de la historia).

Durante las décadas de los 70 y los 80, Industrias Abstergo siguió afianzando su control sobre el planeta, cambiando el destino de varias naciones como Argentina, a la que transfirió su deuda empresarial. Varios hombres y mujeres influyentes se unieron a los templarios, se convirtieron en sus aliados, o fueron inadvertidamente manipulados por ellos, como Henry Kissinger y Margaret Thatcher. En 1991 ayudaron a Boris Yeltsin a derrocar a Gorvachov con el objetivo de permitir la propiedad privada en Rusia.

En noviembre de 2000, Daniel Cross, un agente durmiente templario, asesinó al Mentor de la hermandad de los Asesinos. Cuando regresó a Abstergo, Cross reveló la ubicación de diversos complejos Asesinos secretos a lo largo del planeta. A partir de este momento, los templarios comenzaron la Gran Purga, con la intención de erradicar todas las instalaciones Asesinas. Alentados por esta gran victoria contra sus eternos enemigos, los templarios que controlaban Abstergo retomaron su búsqueda de los Fragmentos del Edén, necesarios para lanzar el Ojo de Abstergo, un satélite de comunicaciones muy avanzado, y piedra angular de su objetivo más ambicioso hasta la fecha.

Fuente: Enciclopedia Assassin’s Creed

 

Daniel Cross

Dossieres de Abstergo

 

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: