Assassin’s Creed III. Documentos. El Almanaque del Pobre Richard 1736 (Volumen 1)

Almanaque del Pobre Richard 1736 (Volumen 1)

Benjamin Franklin

 

 

Amados lectores,

 

Vuestra amable aceptación de mis trabajos anteriores me ha animado a continuar escribiendo, aunque la aprobación general con la que habéis sido tan bondadosos de honrarme ha despertado la envidia de algunos y he atraído sobre mí la malicia de otros. Estos rencorosos que desean mi mal, a pesar de la gran reputación que he adquirido de predecir exactamente la muerte de otra persona, se han propuesto privarme de todo inmediatamente de la forma más efectiva, informando de que nunca he estado vivo. Dicen, resumiendo, que no existe mi persona de ninguna forma; y han extendido esta idea tan concienzudamente por todo el país, que a menudo me han llegado a decir esto a la cara los que no me conocen. Eso no es un comportamiento cortés, tratar de privarme de mi propia existencia y reducirme a una no-entidad en la opinión del público. Pero mientras yo mismo me acuerde de caminar, comer, beber y dormir, estaré satisfecho de que exista la persona que soy, digan lo que digan a efectos contrarios. Y el mundo puede estar igualmente satisfecho, porque si no existiera la persona que soy, ¿cómo me sería posible aparecer públicamente ante cientos de personas, como llevo haciendo en los últimos años, en letra impresa? Y desde luego no habría tenido que darme por aludido ante una afirmación tan absurda si no fuera por defender a mi impresor, al que mis enemigos gustosamente atribuyen mis producciones; y que parece que está tan poco dispuesto a asumir la paternidad de mis obras como yo a perder su autoría. Por tanto, para absolverle enteramente, además de para reivindicar mi propio honor, hago esta declaración pública y seria, que deseo sea creída, así: Que  lo que he escrito hasta ahora y escribo ahora, ni fue ni está siendo escrito por otro hombre u hombres, persona o personas, en absoluto.

 

Quién no se dé por satisfecho con esto, no debe de ser una persona razonable.

 

Encontraréis mi trabajo para este año a continuación; se somete, amado lector, a tu escrutinio, pero desea (y espera) tu benevolencia, que perdones sus faltas. Se entrega por entero a tu servicio, y te servirá con fidelidad. Y si tiene la buena fortuna de complacer a su señor, será suficiente gratificación al trabajo del Pobre.

 

R. SAUNDERS

 

 

¡Hombrecillo lleno de presunción!

Si te ves débil, pequeño y ciego, ¿cuál será la razón?

Primero adivina, si puedes, la razón más dura.

¿Por qué eres más débil, más ciego y de menor estatura?

Pregunta a  la madre tierra que por qué ha hecho

Al roble más alto y fuerte que un simple helecho.

O pregúntale al cielo, con sus campos de plata,

¿Por qué las lunas de Júpiter son menores que el planeta?

 

 

XI Mes. Enero tiene xxxi días.

 

Hay quien se sabe ya trucos de evasión taimada,

Para retorcer la verdad con una interpretación equivocada,

Y además lo complementan con reserva mental,

Que para los hombres buenos es una lacra fatal.

Nuestro herrero el otro día juró para mi estupefacción,

Que no bebería más mientras tuviera respiración;

Pero ya sé lo que quiso decir en aquel momento:

Que desde ahora cuando beba contendrá el aliento.

 

No es un payaso el que lleva el arado, sino el que hace cosas de payasos.

Si sabes cómo gastar menos de lo que ganas, has encontrado la piedra filosofal.

El buen pagador es señor del bolsillo de otro hombre.

Los peces y los visitantes huelen después de tres días.

 

 

XII Mes. Febrero tiene xxix días.

 

La mujer de Sam se propasó, y él enojado le partió la crisma,

La cuenta del cirujano ascendió a cinco libras, ¡fue carísima!

“Este golpe”, se dijo ella,”le ha costado un precio muy alto”.

“No me golpeará nunca más”. Sam la alcanzó a oír, “aunque vea que  le falto”

Así que cuando él fue a entregar el dinero en mano,

Quiso que ella estuviera presente, y así le dijo al cirujano:

“Doctor, me pide cinco libras, aquí le doy diez”

“Sospecho que a mi mujer pronto la verá otra vez”.

 

El que no tiene idiotas ni pedigüeños en su familia, será que es hijo del trueno.

La perseverancia es la madre de la buena suerte.

No hagas lo que no quieras que se sepa.

 

 

I Mes. Marzo tiene xxxi días.

 

Desees lo que desees, conocimiento, fama o mejor destino,

Nadie desea realmente cambiarse por su vecino;

Los instruidos son felices de explorar la naturaleza,

El tonto es feliz con lo poco que le entra en la cabeza.

Los ricos son felices con la abundancia recibida;

El pobre es feliz esperando el cielo tras esta vida.

Y así cada estamento puede sentirse contento.

Compartimos todos la amistad de una común vanidad.

 

No elogies tu sidra, tu caballo o tu compañía.

Rico no es el que tiene algo, sino el que lo disfruta.

Ver es fácil, anticipar es difícil.

En la boca de un hombre discreto algo público es privado.

 

 

II Mes. Abril tiene xxx días.

 

Nada distingue al hombre del animal,

Salvo los conocimientos de su mente intelectual.

Así que, joven, aprovecha el tiempo, pero sé cauteloso

Y haz que lo que aprendas pueda resultarte provechoso;

Solón el sabio llegó a la vejez mejorando cada día;

Que el tiempo vale más que el oro es algo que bien sabía:

La fortuna podría darle oro y este perdería su valor,

Pero ya no podrá darle los días que ayer aprovechó.

 

Que tu criada sea fiel, fuerte y hogareña.

Aparta el lino del fuego y a los jóvenes del juego.

A la hora de regatear no hay ni amigos ni parientes.

La admiración es hija de la ignorancia.

Hay más viejos borrachos que viejos doctores.

 

 

III Mes. Mayo tiene xxxi días.

 

A Lalo le encantaba oír lo que él mismo tiene que decir,

No para de parlotear como si estuviera loco de atar,

Y aunque cualquiera mucho mejor podría departir,

Él mismo es el único al que le interesa escuchar.

Si no hubiera más remedio, no le tapes el hocico,

Tápale los oídos y de inmediato cerrará el pico.

 

¡Qué valiente es! Plantó cara al león ausente, y sale corriendo del ratón presente.

Quien elija estar casado que vaya con cuidado.

Ni ojos en una carta, ni manos en un bolsillo ni oídos en un secreto ajeno.

Quien compra penique a penique, no solo se mantiene a sí mismo sino a otras personas.

 

 

IV Mes. Junio tiene xxx días.

 

Las cosas que son tan amargas que hasta la bilis lo es menos,

Siempre andan insistiendo en que son físicas los galenos:

Entonces si las lenguas de las mujeres machacas bien en un mortero,

En una poción o pastilla podrías ingerir por entero,

Y como no existe nada más amargo, a mi entender,

Incluso sin herirnos físicamente que la lengua de una mujer,

Yo mismo y otros que llevamos vidas lastimosas,

Con gusto nos libraríamos de este amargo órgano de nuestras esposas.

 

El que sepa tener paciencia podrá tener lo que desee.

Ahora que las ovejas que cuido son mías, todo el mundo nos da los buenos días.

Dios ayuda a quien se ayuda a sí mismo.

¿Para qué se maquilla la mujer de un ciego?

 

 

Fuente: Base de datos del Animus

Comments
One Response to “Assassin’s Creed III. Documentos. El Almanaque del Pobre Richard 1736 (Volumen 1)”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: