Assassins Creed III. Documentos: El almanaque del Pobre Richard 1737 (Volumen 1)

El almanaque del Pobre Richard 1737 (Volumen 1)

Benjamin Franklin

 

 

PREFACIO

 

Cortés y amable lector,

Esta es la quinta vez que he aparecido en público, tratando el futuro año para mis honrados compatriotas , y prediciendo qué ocurrirá, y qué podría pasar, y qué podría no pasar; teniendo el placer de ver que he satisfecho en general al público. Pues entre la multitud de predicciones astrológicas es inevitable que algunas fallen, pues aunque tal arte no tenga ningún defecto, es bien sabido que un pequeño error, una simple cifra pasada por alto en un cálculo, puede ocasionar grandes imprecisiones. Pero aunque los autores de almanaques erramos en otras cosas, creo que estaréis de acuerdo en que siempre acertamos en el número de días de mes, y supongo que esas se consideran una de la s cosas más útiles de un almanaque.

En cuanto al tiempo, si cayera en el método que usa a menudo mi hermano J-n, y os dijera “nieve aquí, o en Nueva Inglaterra”, “lluvia aquí, o en CArolina del Sur”, “frío hacia el norte”, “calor en el sur”, y cosas así, si cometiera algún error, podría estar más seguro de que no lo iba a detectar nadie. Pero no considero de ningún servicio a nadie saber el tiempo que hace a mil millas de aquí, y por tanto siempre afirmo claramente qué tiempo tendrá mi lector, esté donde esté en ese momento. Modestamente deseamos que se nos deje un margen favorable de un día o dos antes, y un día o dos después de la fecha precisa que ofrecemos para el tiempo previsto. Y si no llega a producirse tal como está anticipado, al culpa ha de atribuirse al impresor, que es muy probable que haya traspuesto o colocado mal el pronóstico, quizá por la conveniencia de situar el buen tiempo en sus días de vacaciones. Y dado que, a pesar de todo lo que pueda decir, la gente le atribuye gran parte del mérito de la creación de mis almanaques, también será razonable que cargue con su parte de la culpa.

No debo dejar aquí de agradecer al público por el gentil y bondadoso apoyo que me ha transmitido. Pero si el generoso comprador de mi trabajo viera cómo sus cinco peniques sirven para mantener encendido el reconfortante fuego, surtir la olla, llenar la taza y alegrar el corazón de un pobre hombre, y de una honesta y envejecida mujer, no consideraría malgastado su dinero por la compra del almanaque de su amigo y sevidor.

R. SAUNDERS

aunque fuera solo media hoja en blanco.

 

LA HIERBA DE LA SERPIENTE DE CASCABEL

 

Los indios han mantenido  mucho tiempo en secreto la hierba que usan para curar el mordisco de ese venenoso reptil, al serpiente de cascabel. Espero prestar un servicio aceptable a estas partes del mundo haciendo pública la siguiente descripción, incluyendo la ilustración de una hoja.

La parte superior y las ramas de la planta son gruesas con pequeñas flores amarillas en agosto y septiembre. Es una especie de vara de oro que se distingue de los otros tipos por la tersura de la hoja y su sabor picante, y por ocasionar al masticarla y tragarla una pequeña parada del aliento, y la contracción de la garganta; y el tallo, que tiene en algunos sitios menos de una yarda de altura cuando está totalmente crecida, y más en otros, es de un color violeta apagado, y es suave y está cubierto de un fino polvo azul, como el de muchas ciruelas inglesas. Crece en la mayoría de los bosques, pero cuando está a la sombra de los árboles rara vez es grande y desarrollada, o con más de uno, dos o tres tallos. También se encuentra en las orillas de acequias secas, y a veces en ellos y en setos. Pero es más exuberante con una tierra rica pero no demasiado húmeda ni demasiado a la sombra. La raíz permanece viva en invierno, y si está en un buen jardín, ofrecerá (al segundo o tercer año) al menos 50 tallos.

Los indios la usan de distintas formas; a veces la machacan entre piedras, y a veces la mastican y la escupen en la boca del paciente; otros la aplican directamente a la herida, a veces la hierven y hacen beber el agua, o lavan la herida con ella; pero siempre hay que tragar parte de ella, ya sea con saliva o con agua.

 

CONSEJOS para los que desean ser ricos.

 

La utilidad del dinero es acceder a todas las ventajas que te da tener dinero.

Por 6 libras al año puedes acceder a 100 libras, si eres un hombre de prudencia.

Y honestidad reconocida.

El que gasta cuatro peniques al día ociosamente, gasta al año más de 6 libras ociosamente,

es decir, el precio de usar 100 libras.

el que gasta ociosamente cuatro peniques de su tiempo al día, un día tras otro,

desperdicia el privilegio de usar 100 libras al día.

El que pierde ociosamente 5 segundos de tiempo, pierde 5 segundos y podría arrojar

igualmente 5 chelines al río.

El que pierde 5 chelines, no solo pierde esa suma, sino todas las otras ventajas que podría obtener invirtiéndolas,  y que para cuando un joven se vuelve anciano, equivaldrán a una reconfortante bolsa de dinero.

De nuevo, quién vende a crédito, pide un precio por lo que vende equivalente al producto y al interés de su dinero por el tiempo que se queda sin él; por tanto,

El que compra a crédito paga intereses por lo que compra.

Y el que paga al contado, podría haberle dado uso a ese dinero; con lo que

El que posee algo que ha comprado, paga intereses por usarlo.

Considera entonces, cuando estés tentado de comprar algo innecesario para la casa, o cualquier cosa superflua, si estás dispuesto a pagar intereses, e intereses sobre los intereses para el resto de tu vida, y más aún si es algo que se deteriora al usarlo.

Y, sin embargo, al comprar objetos, es mejor pagar al contado,

porque,

El que vende a crédito, espera perder el 5 por ciento, por deudas impagadas; por tanto, cobra de más a todo el que compra a crédito, un adelanto para compensar esa deficiencia.

Los que pagan por lo que compran a crédito pagan su parte de este adelanto.

El que paga al contado escapa, o quizás escape, de ese recargo.

Un penique ahorrado son dos peniques salvados. Un alfiler al día serán 4 peniques al año.

Ahorra y guárdalo. Poco a poco se acumula un dineral.

 

XI Mes. Enero tiene xxxi días.

 

Dios ofreció a los judíos salvación,

Y fue rechazado por la mitad de esa nación:

Así (y eso que le permite a uno salvarse)

Muchos se oponen a vacunarse.

Nos dice alguien de manto negro muy exaltado,

Que el diablo al santo Job había vacunado.

Supongamos que es verdad. Recordad qué le pasó:

Sufrió muchas penurias, pero de todas con vida escapó.

 

El más grande monarca en el más espléndido trono tiene

igualmente que sentarse sobre su trasero.

La obra maestra de un hombre es vivir para algo.

El que le roba la cena a un anciano no le hace ningún mal.

 

XII Mes. Febrero tiene xxviii días.

 

Al infante tracio, cuando llega a la vida,

Sus dos padres lloran, la pareja recibe afligida;

El infante tracio, arrebatado por la muerte,

Sus padres despiden como un suceso de buena suerte.

Esto, que en Grecia y Roma veis con desprecio,

Es para vosotros mera ignorancia de los tracios.

Pero si sopesaseis la costumbre que veis tan mal,

Esta ignorancia de los tracios algo sensato os podría enseñar.

 

Un ciudadano entre dos abogados es como un pescado entre dos gatos.

El que puede tomarse un descanso es más grande que el que puede tomar dos ciudades.

El queso del avaro es el más saludable.

 

I Mes. Marzo tiene xxxi días.

 

Doris es una viuda de la que pasó su momento.

Su esposo murió hace mucho, y ella redobla su llanto;

Sus aflicciones reales se incrementan con el tiempo;

Lo que podría apaciguarse, agrava su quebranto.

Esas punzadas que su prudente esperanza reprime,

Ahora impaciente ya no puede aplacar.

¿Y cómo descansará esa indefensa mujer que gime?

Uno se fue, y ahora otro ya no podrá encontrar.

 

En el amor y el poder se detestan los compañeros.

La forma más cercana de obtener  la gloria es hacer por conciencia lo que hacemos por la gloria.

Mucho dinero se entrega para alegrar a alguien, pero los compradores no lo saben;

fíjate en el estupendo caballo de A, y luego en la estupenda casa de B.

 

II Mes. Abril tiene xxx días.

 

Una ninfa y un joven amante le rezaron a Apolo,

A la ninfa traicionaron, y el joven tras un engaño estaba solo;

Acudieron para ver si su oráculo se había encontrado

A alguna ninfa que fuera casta, o a algún joven no traicionado.

Apolo permaneció mudo y en su pose petrificada,

Pero con la sabiduría del oráculo la verdad les fue revelada;

Solo aquel en el que no confía nadie nunca es traicionado.

Y solo es casta la ninfa a  la que nadie ha deseado.

 

El que sabe pensar con claridad es más sabio que el que sabe escribir con claridad.

El pobre Dick come como un hombre sano y bebe como un enfermo.

Tras las traiciones y las pérdidas, los hombres se vuelven más humildes y sabios.

El amor, la tos y el humo no se pueden esconder bien.

 

III Mes. Mayo tiene xxxi días.

 

El rico Gripe dedica su mente y su astucia por entero

A ver de que forma podría conseguir aún más dinero;

El pobre Shifter no hace más que pensar

en cómo gastaría esa riqueza que no tiene forma de lograr.

Qué feliz vería cada uno de ellos su estrella,

Si Shifter tuviera esa riqueza o Gripe supiera qué hacer con ella.

Amable fortuna, combínalos si puedes, con tu poder de emperatriz,

Y a estos dos desgraciados convierte en un único hombre feliz.

 

Bien hecho es mejor que bien dicho.

Espléndidas sábanas, chicas y brillantes monedas,

Elige no tomar a la luz de las velas.

El que sabe viajar bien a pie conserva un buen caballo.

No hay amadas feas ni prisiones hermosas.

No hay mejor relación que la de un amigo prudente y fiel.

 

IV Mes. Junio tiene xxx días.

 

Chico, trae aquí un tazón de porcelana,

Llénalo de agua fresca de la mañana;

Trae una licorera con buen ron jamaicano,

Y una cuchara de plata limpia en la mano.

Azúcar del más fino en pequeños terrones,

Cuchillo, colador y vaso puesto en buen orden,

Trae la fragante fruta, y después tú y yo a la vez

Seremos felices hasta que el reloj dé las diez.

 

Un viajero debería tener el olfato de un puerco, las piernas de una gacela y el lomo de un asno.

En la casa del hombre trabajador el hambre mira por la ventana, pero no se atreve a entrar.

Un buen abogado es un mal vecino.

 

 

Fuente: Base de datos del Animus

 

 

 

 

 

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: