Assassin’s Creed III. Documentos: El Almanaque del Pobre Richard- 1756

 El Almanaque del Pobre Richard- 1756

Benjamin Franklin

 

Cuando pasé unas semanas el invierno pasado visitando a mi viejo amigo de Jersey, se quejó mucho de la falta de dinero y de que era imposible obtener permiso para hacer más billetes de papel. Amigos y paisanos, mi consejo sobre todo esto lo ofrezco gratis. Y si no os enfadáis conmigo por darlo, os prometo no ofenderme con vosotros por no conseguirlo.

 

Según se dice, gastáis al menos doscientas mil libras al año en productos procedentes de Europa, y del este y el oeste de la India. Supongamos que la mitad de estos gastos correspondan a cosas absolutamente necesarias. La otra mitad podríamos considerarlas superfluas o, al menos, prescindibles, ya que podríais llegar a vivir un año sin ellas y no sufrir demasiado. Para ahorrar esta mitad, seguid estos sencillos consejos:

 

I. Cuando penséis en comprar nuevas prendas, mirad primero las antiguas para ver si pueden aguantar otro año con un lavado a fondo, remiendos o incluso parches si es necesario. Recordad que un parche en el abrigo y dinero en el bolsillo es mejor que una deuda en la espalda y nada de dinero para pagarla.

 

II. Cuando penséis en comprar porcelana, tejidos, sedas de la India o cualquiera de sus productos cuidadosamente manufacturados, no seré tan malvado como para pedir que os abstengáis por completo. Mi único consejo es postergar su compra (igual que retrasáis la penitencia) hasta el próximo año. Esto, en cierto modo, evitará la necesidad de hacer penitencia.

 

III. Si ahora bebéis ponche, vino o té dos veces al día, durante el próximo año bebedlo solo una vez al día. Si ahora bebéis una vez al día, hacedlo en días alternos. Si bebéis una vez a la semana, reducidlo a una vez a la quincena. Si no aumentáis la cantidad al reducir las ocasiones, ahorraréis la mitad del gasto en estos artículos.

 

IV. Cuando sintáis deseos de beber ron, llenad la mitad del vaso con agua.

 

Así, al final del año, tendréis cien mil libras más de dinero en el país.

 

Si se pudiera hacer dinero de papel en tan grandes cantidades, ningún hombre podría conseguir ni una parte sin ofrecer nada a cambio. Pero todo lo que ahorréis de este modo será vuestro sin dar nada a cambio, y el país será mucho más rico. Así las viejas y dudosas deudas de los mercaderes se podrán pagar honestamente y el comercio será más seguro, aunque no esté tan extendido.

 

 

Fuente: Base de datos del Animus.

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: