Edward “Barbanegra” Thatch

Nacimiento: 1680, Inglaterra

Muerte: 1718, Carolina del Norte

Barbanegra

Conocido por los nombres de Thatch, Teach, Theach, Tache, Tiche, Teatch, Tack, etc. estamos bastante seguros de que Edward nació en Bristol o en sus inmediaciones y que se echó a la mar a temprana edad, probablemente durante su adolescencia. También se cree que llegó a las Indias Occidentales poco después de abandonar Inglaterra.

Si eso es cierto, Ed Thatch habría sido testigo de la Guerra de Sucesión española, una prolongada contienda entre los principales imperios europeos que enfrentó a Gran Bretaña contra las monárquicas Francia y España. Durante estos primeros años, entre 1700 y 1713, es probable que Thatch trabajara como corsario o al menos como marino mercante, a las órdenes de al Corona británica, encabezada por aquel entonces por la reina Ana.

Pero tras el Tratado de Utrech, que impulsó la paz en Europa en 1713, Thatch y sus compañeros se encontraron de pronto lejos de casa y sin empleo. Para sobrevivir, tuvieron que recurrir a la piratería. Durante los años siguientes, Thacth se hizo amigo de un capitán llamado Benjamin Hornigold y se unió a su tripulación como oficial de cubierta en algún momento entre finales de 1714 y principios de 1716.

Tras establecerse en Nasáu, Thatch, Hornigold y el resto de la banda “Flying Gang”, como les gustaba llamarse a sí mismos, comenzaron a idear planes mucho más ambiciosos que los de cualquier pirata de la época. Soñaban con tener  nada menos que un país propio, y trabajaron para hacer de Nasáu un lugar libre para todos aquellos que deseaban escapar de las garras del dominio imperial.

A medida que creció la reputación de Tatch como marino temible y respetable, también lo hicieron sus ideas sobre la piratería. En algún momento de la segunda mitad de 1717, tras dejarse una barba larga y espantosa, empezó a hacerse llamar “Barbanegra” e hizo todo lo posible para aumentar su leyenda como el pirata más temido de las Indias Occidentales. Thatch se deleitaba con el poder de una buena leyenda y se esforzó mucho por cultivar la suya. A menudo, pegaba cerillas de combustión lenta bajo su sombrero para producir una nube aterradora, u obligaba a su tripulación a soportar largos períodos bajo cubierta mientras un azufre ardiente nublaba las bodegas.

Tras ayudar a Hornigold a hacerse con varias embarcaciones, Edward Thatch consiguió al fin hacerse con su propio barco en Septiembre de 1717, un navío llamado “Adventure” , capitaneado por un inusual pirata, Stede Bonnet. Durante dos meses Thatch capitaneó el Adventure, con Stede satisfecho de acompañarlo como pasajero. En noviembre, la suerte de Thatch siguió mejorando cuando capturó una enorme galera esclavista llamada La Concorde. La rebautizó como Queen Anne´s Revenge en honor a su antigua reina, Anne Stuart. Edward “Barbanegra” Thatch era ya uno de los piratas más temidos y mortíferos de las Indias Occidentales.

Durante el siguiente año, aterrorizó a las Indias Occidentales y sus alrededores, antes de navegar hacia el norte, hacia las colonias británicas de Norteamérica. Allí atemorizó a los habitantes de una ciudad entera cuando bloqueó el puerto de Charleston, Carolina del Sur, en un intento por conseguir medicina para su tripulación enferma.

Poco después de esta audaz jugada, Barbanegra decidió que ya había vivido bastantes aventuras como pirata. Rondaba los cuarenta años y, a pesar de su feroz reputación, había perdido la pasión por la piratería. A principios de verano de 1718 , aceptó a regañadientes el perdón concedido por su amigo, Charles Eden, gobernador de Carolina del Norte. Pero a fianles de agosto de ese mismo año ya había vuelto a sus viejos hábitos, restringiendo sus actividades a la costa sudeste de las colonias británicas de América del Norte. Aunque Barbanegra no lo sabía, el gobernador de Virginia, Alexander Spotswood, estaba al tanto de las actividades piratas y estaba organizando una partida de hombres para “erradicar ese nido de víboras”.

En noviembre de 1718, Spotswood ofreció dinero al teniente Maynard para que se encargara del trabajo. Al mando de una pequeña flota de embarcaciones rápidas, aptas para navegar por las ensenadas poco profundas en las que solía esconderse Barbanegra, Maynard zarpó a la caza de su presa. Gracias a otros barcos, supo que Barbanegra probablemente estaba fondeado en la parte interior de la isla Ocracoke, un refugio pirata ideal. Al anochecer del 21 de noviembre, Maynard y su tripulación divisaron al harapiento grupo de Barbanegra, pero decidieron posponer su ataque hasta que subiera la marea. Al amanecer del día siguiente, la tripulación de Maynard se adentró sigilosamente en la bahía y se acercó al barco de Barbanegra, pero fueron recibidos con una repentina andanada de disparos de pistola y balas de cañón. Esto provocó la retirada de Maynard, lo que permitió a Barbanegra deslizarse por las someras aguas y tratar de escapar.

Fuente: Archivos de Abstergo

Comments
One Response to “Edward “Barbanegra” Thatch”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: