About me

El discordianismo se basa en el culto a Eris, diosa griega del Caos y la confusión, llamada Discordia en latín.

(…)

Con el tiempo, Greg Hill publicaría una Biblia Discordiana llamada Principia Discordia. No era en absoluto una mera parodia de la religión per se, más bien era ontología guerrillera, un intento de hacer visible el Burro de Nasrudin. Una versión del Zen hecha por los Hermanos Marx. La llamamos Operación Mindfuck. (Nos divertíamos mucho con el Discordianismo. Ninguno nos dábamos cuenta de que la Operación Mindfuck podía írsenos de las manos…)

Uno de los primeros catmas* discordianos fue la Ley de los Cincos, de Kerry Thornley, según la cual todos los incidentes y acontecimientos están directamente relacionados con el número 5, o con algún múltiplo de 5,(…)

Por mi parte, añadí la Ley del 23, tomada de Burroughs, basándome en que 2+3=5, y al momento empezaron a llegar informes de discordianos que veían los números 23 y 5 en todo el presente y pasado histórico.

Uno alcanza la iluminación discordiana cuando se da cuenta de que, mientras que la diosa Eris y la Ley de los Cincos no son literalmente verdad, tampoco lo es cualquier otra cosa. De entre los cien millones de señales abigarradas, ruidosas y deslumbrantes que se reciben cada minuto, el cerebro humano ignora la mayoría y organiza el resto conforme al sistema de creencias por el que se está rigiendo en ese momento.

Toda creencia encarcela.

.

“Lo que he estado diciendo –el meollo de este libro– se puede resumir en dos sencillas normas:

  • 1.Nunca crea usted totalmente el sistema de creencias de otra persona
  • 2.Nunca crea usted totalmente su propio sistema de creencias.”

 

El Martillo Cósmico. Libro I. El último secreto de los ILLUMINATI

Robert Anton Wilson

 

los discordianos teníamos nuestra propia señal mística, como los masones y todos los demás. La habíamos copiado de nuestro viejo amigo el conservador belicista Winston Churchill; era la V-de-la-Victoria que Winnie había estado enseñándonos toda la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, para nosotros los discordianos tenía un significado especial: La V, siendo la cifra romana del 5, representaba la Ley de los Cincos. La manera como se pone la mano, con dos dedos para arriba y tres para abajo, representa el 23 implícito en la Ley de los Cincos. El hecho de que este signo lo empleen también los sacerdotes católicos al bendecir y los satánicos al invocar al diablo demuestra la ambigüedad esencial de todo simbolismo.

«La incapacidad para tolerar la ambigüedad es la fuente de todas las neurosis»

Sigmund Freud

Λ.V.Λ.

REGLA Nº V:  Nada es original. Roba de cualquier sitio que te llene de inspiración o alimente tu imaginación. Devora películas viejas, películas nuevas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones intrascendentes, arquitectura, puentes, señales de tránsito, árboles, nubes, ríos, luces y sombras. Selecciona para robar solamente aquellas cosas que le hablen directamente a tu alma. Si lo haces, tu trabajo (y tu robo) será auténtico. La autenticidad no tiene precio; la originalidad no existe. Y no te preocupes en ocultar tu robo – celébralo si hace falta. En cualquier caso recuerda siempre lo que dijo Jean-Luc Godard: “No se trata de dónde tomas las cosas, sino de a dónde las llevas”. Jim Jarmusch

Λ.V.Λ.

Jamás dudes que un pequeño grupo de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo,

de hecho, es lo único que lo ha logrado”  Margaret Mead

Λ.V.Λ.

“Deberías de ver al mundo como una conspiración manejada por un grupo intrincadamente unido de personas casi omnipotentes, y deberías de pensar en esas personas como tú y tus amigos” 

Robert Anton Wilson

V

Nada es verdad...Todo está permitido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • “Consagré mi vida a conocer la sabiduría y también la locura y el desvarío. Ahora comprendo que era tan fútil como escribir en el agua, pues donde hay sabiduría hay también pesar. Y quien atesora conocimiento, atesora dolor“ Al Mualim, Assassin's Creed
A %d blogueros les gusta esto: